Somos artesanos de la Flauta Nativa Americana
Más información nos pueden escribir a nuestro E-mail mysticaldream@hotmail.es o llamar al teléfono 629189982



viernes, 24 de mayo de 2013

La importancia de las escalas musicales.

Desde la antigüedad el hombre ha utilizado escalas musicales. La más conocida actualmente es la escala Diatónica (siete notas). Si bien, en la antigüedad se utilizó la escala pentatónica cuya construcción básica consta de cinco notas musicales. Culturas antiguas como la China, cuna ancestral de instrumentos de viento y cuerda, sigue hoy día utilizando la escala pentatónica en su música folklórica. Como instrumento de viento pentatónico   podemos hallar un ejemplo claro en la flauta Shakuhachi de Japón.

Shakuhachi. Re escala pentatónica


Incluso el blues, rock y otros estilos musicales modernos estan basados en las escalas pentatónicas. Las culturas más remotas utilizaron las escalas pentatónicas.
  Pero ahora bien, partamos desde lo básico de una manera sencilla. ¿Qué es una escala musical, para que sirve y, sobre todo, son necesarias? Orden. La ley que rige la armonía es el orden. Si observamos la naturaleza nos daremos cuenta de como existe un orden. Si observamos nuestro cuerpo, naturaleza también, veremos orden. Contemplando una flor, el crecimiento de un árbol o un hormiguero en su ferviente actividad encontraremos orden. Música sin orden no es música. Como los petalos que forman una flor, las notas musicales de una escala se disponen de una manera ordenada y armoniosa, por eso siempre que escuchamos tocar una escala musical suena bella a nuestros oídos. En las escalas hay armonía. La escala diatonica (do, re, mi, fa, sol, la, si) la podremos construir partiendo desde cualquier otra nota porque para construirla seguiremos un modelo o una fórmula que desde tiempos inmemoriales se ha venido utilizando. El modelo no fue elegido al azar solo porque sonaba bien. Pitágoras fue un gran estudioso de la armonía e interesado en ésta encontró que en la escala diatónica existía un orden interno. Comprendió como en la música existía también geometría. Día-tónica, día haciendo referencia a los siete dias de la semana. ¿Qué sucede cuando termina la semana, el día domingo? Que comienza de nuevo otra semana, estructurada de la misma manera que la anterior pero siendo diferente. Con esto me refiero a las octavas. Pitágoras se percató de que dos notas tocadas a la vez, siendo estas dos notas las mismas pero en distinta frecuencia o intensidad, sonaban igual pero no tan igual. Si tocamos un Do y su Do octava correspondiente lo comprobaremos, son fractales por que en ellas existe una proporción. Bien, entonces a partir de ahí se formará la escala musical, es decir, del primer Do a su octavo Do correspondiente y siempre podremos seguir construyendo escalas.



¿Qué tiene que ver la naturaleza aquí? Bien pudiera ser que los antiguos y entre ellos Pitágoras, tan dados a los devaneos mentales como nos hacen creer en las universidades, se sacaran de la manga una escala musical así por que sí. Pues no amigos, porque el orden de las escalas es a imagen y semejanza de la disposición armoniosa que podemos encontrar en la naturaleza y que era la base de donde partía todo el conocimiento de los sabios antiguos.



Un canto de pájaro nunca nos parecerá carente de armonía ¿Acaso el pájaro piensa en escalas antes de cantar? La armonía está en el y también está dentro de cada uno de nosotros sólo que quizás muchos la hemos olvidado y no de forma casual. ¿Acaso la música no nos gusta a todos?  la música nos gusta a todos los seres es porque estamos ligados a ella profundamente.
Cada nota musical se puede determinar por un número y se mide en frecuencias.  Ya habréis visto el tan famoso La 440 herzios. Pues bien, eso nos quiere decir que la nota musical La tiene un valor de 440 herzios y las demás notas de la escala musical se formaran partiendo de ese La 440 hz pues teniendo una nota podremos con cálculos matemáticos deducir las notas que faltan y componen una escala. Ahora bien, cualquiera puede crear una escala musical partiendo del La 440 hz o del La 448 hz ect..., pero cabe preguntarnos ¿Será correcta en su correspondencia con el orden natural? Y, queridos amigos, aquí entramos en el tema tan discutido desde hace mucho tiempo. Los antiguos se dieron cuenta de que el Do 512 hz y sus correspondientes fractales (1024 hz ) -escala musical es fractalidad, recordemos las octavas- correspondían a la frecuencia del astro sol. Tocando una escala afinada en la 440 la nota Do será superior al Do 512 y así, toda la escala estará descompensada, es decir, no se regirá por las frecuencias presentes en la naturaleza y en el cuerpo humano.



 Desde que los nazis establecieron la afinación partiendo del La 440 hz, la música se convirtió en arma de manipulación social. La música, salvo contadas excepciones, se convirtió en vulgar divertimento. Desde hace mucho tiempo se sabe como determinadas frecuencias nos afectan cerebralmente induciendo estados emocionales diversos. Hay muchas, muchas pruebas que nos hablan de como las frecuencias afectan a la materia y, sobre todo, a la genética. Giussepe Verdi, científicos de la época y artistas, reivindicaron el hecho de volver a una afinación partiendo del La 432 hz -nota que corresponde en su vibración al plexo cardiaco- que era mucho más acorde a la naturaleza que el La 440 hz que los nazis standarizaron y que se hizo popular.



Hoy día, salvo contadas excepciones, hay gente que conoce este escabroso tema, pero cada vez se encuentra más gente que vuelve a la afinación natural. Hacerlo no es tan simple porque nos vemos continuamente presionados por los medios. Son 8 herzios de diferencia tan sólo, y al oído quizá no nos percatemos de ellos, pero basta esa desconpensación para que el arma cumpla su función: desestabilizar. Cada nota musical corresponde a una vibración presente en la naturaleza, por ello la música regenera el cuerpo, alegra, tranquiliza y si es manipulada para fines ególatras, la música desestabiliza, entristece y nos carcome por dentro. Por ello, amigos míos, es necesario que cada uno de nosotros se tome la molestia de informarse sobre este tema de la afinación, y volver, si es que así lo crees conveniente, a una escala musical cuyas frecuencias no fueron determinadas al azar si no establecidas partiendo de la observación y comprensión de la naturaleza, de su crecimiento y su desarrollo. De ello se ocuparon los geómetras, porque en ese entonces la geometría poco tenía que ver con los cálculos enrevesados que encontraremos en multitud de libros científicos, la geometría tenía por objeto el estudio de la proporción y desarrollo de la naturaleza en toda su maravillosa expresión: todo lo vivo, el universo y el hombre. Probad, hacer pruebas, afinar vuestros instrumentos partiendo del La 432 herzios. Si tenéis afinadores electrónicos será tan sólo cuestión de configurarlo. Dejad que vuestro oído interno os guíe porque que la música es el lenguaje puro e ilimitado del alma por que a fin de cuentas, todos y cada uno de nosotros, somos artistas.


Algunas de las imágenes fueron tomadas del blog http://vivesur.com/wpblog/?p=4932

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No me sirvió para nada

Anónimo dijo...

Una pérdida de tiempo este artículo!

Angel Enrique Galdós Molina dijo...

Es un artículo muy importante porque reporta la injerencia nazi para "afinarnos" en LA 440 hertz que trae como consecuencia la pérdida
de muchas escalas originarias de distintos colores armónicos.

Diego dijo...

Muy interesante artículo, gracias por compartir. Seguiré investigando sobre el tema