Somos artesanos de la Flauta Nativa Americana
Más información nos pueden escribir a nuestro E-mail mysticaldream@hotmail.es o llamar al teléfono 629189982



miércoles, 24 de junio de 2015

Animales sagrados de los pueblos nativos de norteamerica: el bisonte y el coyote (parte 1)






Parte 1



"Es en las grandes aglomeraciones humanas donde el hombre empieza a padecer por primera vez la consecuencia de haber roto el Sagrado Pacto que le une a la Naturaleza. La domesticación de los animales y las plantas trajo la autodomesticación del hombre que modifica tremendamente sus pautas básicas de conducta" Félix Rodríguez de la Fuente.



"Los cuatro senderos de los cuatro Poderes son vuestros parientes cercanos. La aurora y el sol del día son vuestros parientes. El lucero del alba y todas las estrellas de los cielos sagrados son vuestros parientes. Acordaos siempre de esto". Alce Negro (Black Elk).




Nuestros ancestros siempre habían convivido en conjunción pacífica con la Naturaleza. Ellos no veían a los bosques, ni a los ríos ni al mar como algo ajeno a lo que hay que explotar al máximo y sacar provecho como lo hace nuestra decadente civilización moderna. Estaban plenamente integrados en su medio. Los habitantes de aquel mundo respetaban a cada ser vivo pues sabían que del uso responsable de cada recurso dependía todo el equilibrio de la vida. Y, sobre todo, supieron ver en los animales con los que compartían su medio, a seres mucho más antiguos y adaptados que los humanos. Y a través de su paciente observación descubrieron muchos secretos de los animales salvajes: su instinto de supervivencia, de colaboración, de no comer más de lo que necesitaran, de sólo matar para comer, su agilidad, su astucia... Cada cualidad fue atentamente guardada en la mente de aquellas gentes y tratando de aplicarlas en sí mismos para así poder guardar el perfecto pero frágil equilibrio de la Vida y la Armonía, leyes estas que les permitirían sobrevivir y hacer a su pueblo más próspero. Veamos a continuación algunos de los animales más revenciados por las culturas nativas de los pueblos de América.







El bisonte (Bison bison)










Este imponente bóvido habitaba antiguamente en gran parte de Norteamérica, exceptuando las zonas del Ártico y costa oeste. Hoy en día, aunque sus poblaciones crecen, sólo se le puede encontrar en reservas naturales o privadas. Con la llegada de los colonos a América y el paso implacable de la civilización con sus nuevas maquinarias y mentalidad destructiva y acaparadora diezmaron al bisonte hasta casi su extinción.



Además de la importante fuente de proteínas que este gran ser proporcionaba al indio, el cuero para sus viviendas, vestimentas y utensilios, en torno a estos bóvidos giraba una importante y sagrada cultura de unión y permanencia de muchos pueblos. El bisonte simboliza al espíritu que se entrega por completo.

Entre las historias más importantes de los Siouxs se cuenta que fue un bisonte blanco en forma de mujer quien proporcionó a su pueblo el rito de la Pipa Sagrada.

El espíritu valioso de este ser le proporciona al bisonte ser el símbolo de las cuatro edades o ciclos por los que debe pasar el mundo entre el nacimiento de uno nuevo y la destrucción del viejo. Cada pata del bisonte representa un nuevo ciclo, a medida que el animal va escondiendo una pata, se aproxima una era de más oscuridad trayendo consigo un alejamiento de la espiritualidad.

28 son las costillas que tiene el bisonte, 28 las ramas con las que los siouxs harán la estructura del recinto para la cabaña de la Danza del Sol.

En el aspecto más terrenal, los nativos supieron ver la vida social que llevan estos bóvidos entre ellos. Las jerarquías que establecen entre las manadas, su cooperación como es el caso de cada nueva cría de bisonte que llega al mundo que despierta la curiosidad de sus demás congéneres tanto de hembras como de machos quienes cuidan con solicitud a las crías aunque sean de otras hembras. Su vida nómada y social donde todo funciona como una unidad grupal como eran los antiguos pueblos de las praderas.



"Para triunfar el hombre debe gobernarse no por sus inclinaciones, sino por la comprensión del comportamiento animal..." Proverbio sioux.





El coyote (Canis latrans)










De tamaño intermedio entre un zorro y un lobo, en el coyote se combinan muchas de las características de ambos, uniendo a la astucia del primero y gran parte de la capacidad predadora del segundo. Los coyotes cazan en grupo, así dan caza a gran número de liebres, puerco espines captura esta bastante curiosa ya que una pareja de coyotes suele simular un ataque de cada lado a su presa hasta que el puerco espín cede, cansado y pueden atacarle en su única parte vulnerable, el vientre.



Astuto y siempre alerta, sigue a los tejones, que con sus uñas fuerte escarban la tierra haciendo salir animales de las madrigueras, también sigue a los rebaños de vacas que con su paso hacen huir conejos y liebres y hasta las máquinas agrícolas que espantan multitud de roedores que luego son seguidos por este cánido oportunista. Además son excelentes nadadores y no dudan en meterse en el agua para alcanzar su comida.



Los lazos de unión entre un macho y una hembra son muy fuertes y duraderos, permaneciendo juntos durante muchos años, cazando juntos y ayudándose mutuamente.






Según cuenta una leyenda de los indios Crow, existe un personaje basado en este cánido llamado Coyote Hombre Anciano, un ser legendario y clave en el desarrollo de la vida de los hombres del Mundo Medio. Un héroe descendido de los cielos y enviado para organizar, aunque fuera torpemente, la vida de los pieles roja.






Coyote había alcanzado el sobrenombre de Hombre Anciano después de vivir una larga vida azarosa y sin control alguno, yendo de un lado para otro sin freno por la vida. Siempre fue considerado como un héroe y una figura cómica y ridícula. "Creó el mundo tal como lo conoció y fue reverenciado, por tanto, como un creador y un transformador, pero también se le consideraba como un embaucador astuto y un tonto glotón. A veces se le echaba la culpa a su estupidez, avaricia, curiosidad y falta de previsión por las dificultades de los hombres, como la caza, los partos, el invierno y la muerte."



Coyote, en su juventud, fue un embaucador y un creador; era el hermano menor del más responsable Lobo. El Creador lo envió a la Tierra para que preparase el lugar en el que tenía que vivir y desarrollarse el hombre, cuya llegada al Mundo Medio era inminente. "Aunque limpió la tierra heroicamente de monstruos malos, también cometió inadvertidamente muchos errores que eran a la vez divertidos y trágicos, y ordenó el mundo de formas que no siempre eran las más lógicas y justas."



Coyote, antes de llegar a ser Hombre Anciano en sus aventuras y desventuras más o menos desgraciadas y ridículas murió muchas veces, pero siempre estaba a su lado Zorro para retornarle a la vida, insistiéndole en que cumpliera con sus ineludibles deberes que le habían sido asignados por el Creador.








Las hazañas de Coyote fueron innumerables. Se le contaban numerosas mujeres que desposó según donde se desarrollara su existencia. Entre sus esposas más conocidas se cuenta Topo y Comadreja, y también tuvo otra que era la esposa de Trueno, a quien él se la raptó.

En su juventud Coyote luchó con ahínco y con extrema laboriosidad para poder eludir las malvadas acciones de Anteep, el protervo señor del Mundo Inferior; hazaña de la cual salió triunfante.

De este modo, y tras una larga sarta de aventuras y desventuras, de aciertos, desaciertos y desconciertos, este extraño ser superior, medio astuto y medio lerdo, ridículo y cómico, envejeció lo suficiente para que los hombres, que largamente vivían ya sobre la Tierra, le pudieran nombrar como Coyote Hombre Anciano. (Vidal Benito, Historia Mágica de los Indios Pieles Rojas)



Este mítico ser, logró a fuerza de su astucia y artimañas robarle a Mujer de Corazón Fuerte(poseedora del invierno y el verano los que manipulaba a su antojo y capricho) el saco del verano y distribuirlo por todo su poblado, así nacieron las estaciones bien diferenciadas y distribuidas del invierno y el verano.

No hay comentarios: