Somos artesanos de la Flauta Nativa Americana
Más información nos pueden escribir a nuestro E-mail mysticaldream@hotmail.es o llamar al teléfono 629189982



martes, 10 de mayo de 2016

Encerdando un arco de violín: prácticas





Desde hacía tiempo teníamos ganas de aprender a encerdar un arco. La arquetería es todo un arte muy bonito y natural ya que se trabaja con pelo de caballo y madera. Todo el trabajo es manual.
Buscamos información en libros y en internet. En este mundo de los luthiers la información se da a cuenta gotas y es comprensible ya que es todo un trabajo artesanal. 
Nosotros guiados por nuestro deseo de aprender y nuestro anhelo nos embarcamos en la tarea de encerdar un arco que nos regaló un amigo enterado de nuestros proyectos. Nos regaló el arco porque nos dijo que llevarlo a encerdar le era más caro que un arco de la misma calidad nuevo. Cierto que es un arco de los baratos hecho en china, nuestro amigo se compró uno mejor y nos regaló el viejo para que experimentaramos.


El arco se encerda con las crines de la cola de los caballos. Existen diferentes calidades, el pelo de mejor calidad según dicen los expertos es la de Mongolia, luego la de Siberia y después la de manchuria. También depende de como ha sido tratada la crin, secada y seleccionada. 

Advertimos de que no somos profesionales y ni nos dedicamos a encerdar arcos. Estamos aprendiendo, este ha sido nuestro segundo intento. El primer intento nos salió mal debido a falta de información.












Encerdado.

Materiales necesarios:


-Cuchillo de talla pfeil modelo Brienz grande. Este tipo de cuchillo es fundamental para el trabajo de las cuñas que sostendrán las crines en la nuez y la punta.

- Encerdadura de crines de Mongolia. Conseguimos las de mayor calidad que pudimos.

- Trozos de madera de arce para las cuñas.


- Resina en polvo o cianocrilato para sellar y pegar las puntas de las crines. Si se usa resina se puede triturar cualquier resina de la que usamos para tocar el violín.

- Lámpara de alcohol. La construimos nosotros, el alcohol que lleva es el de quemar (metanol) Necesaria para acomodar las crines del arco una vez estén colocadas. Para regular la mecha manualmente y mantenerla segura utilizamos una rosca hueca con dos tuercas -Rosca de 10mm- que se suelen utilizar para los portalámparas. 




- Agua para mojar las crines
- Peine y cepillo de dientes para peinar las crines.
- Horquillas del pelo (esto es opcional, sirve sostener las crines.
- Tornillo de banco o algún dispositivo para mantener sujeta la vara a la hora de encerdar.


Pasos que hemos seguido nosotros para encerdar nuestro arco:

1- Desmontar la anilla, utilizando el tornillo de banco o un alicate. Hay que cubrir el metal con un trozo de piel para no rallar la anilla.
2- Quitar las viejas cuñas de madera utilizando la punta del cuchillo brienz, limpiar la zona con un pincel.



3- Preparar las cuñas de arce utilizando para ello el cuchillo brienz. Se llega al exito por la aproximación, no intentar hacer la cuña de golpe. Tendremos que hacer tres cuñas: la de la punta, la de la nuez y la que presiona la anilla.




4- Preparar las crines. Normalmente si compramos un atado de crines vendrán más de lo que necesitaremos para encerdar un arco de violín -el de viola lleva un poco más de pelo-. Nosotros no hemos conseguido información sobre la cantidad de pelo que ha de llevar un arco de violín. Los profesionales cuentan con una regla de medir destinada a tal objeto. Nosotros lo que hicimos fue medir con una regla la cantidad de pelo que tenía nuestro arco con el que solemos tocar a menudo -un buen arco de fibra de carbono entrelazada-.
Tomamos como referencia 9-10mm de cerdas.

5- Atar un extremo de las crines que hemos seleccionado. Necesitareis hilo fuerte, que aguante presión. El nudo que se hace al extremo es el nudo de ballestrinque dando entre 5 y 6 vueltas. Se cierra el nudo con un nudo de rizo simple.
Previamente conociamos estos nudos pero practicamos varias veces con crines viejas hasta hacerlos con soltura.




6- Cortar y quemar el extremo de las crines donde hicimos el nudo para igualar el pelo. Entonces es hora de echar unas gotas a la punta de las crines para que se peguen y no se suelten.  El método clásico es utilizar resina en polvo. Es un método más complicado. Nosotros no teníamos cianocrilato y optamos por pegar con resina.
7- Colocamos la nuez en el arco y el arco en el tornillo de banco. Introducir la punta de la crin en la nuez y colocar la cuña. La punta se coloca en garra para que no se suelte por la presión de la vara al estar tensada.
8- Comprobar que la cuña este firme. Desenroscar el tornillo y quitar la nuez, a continuación introducir las crines en agua.




9- volver a colocar la nuez en el arco y peinar las crines utilizando peine y cepillo de dientes. La crin ha de estar desenredada y bien prolija. Este es un momento muy bonito pues el contacto de la piel con la crin húmeda es muy agradable. Colocar la anilla, la placa de nácar e introducir la cuña de anilla.

10- Medir en la punta del arco el otro extremo de las crine y atarlo teniendo en cuenta de que también lo insertaremos en el hueco de la punta en forma de garra.
11- Colocar la cuña de la punta que sontendrá las crines.



TEMPLANDO LAS CRINES

Este proceso es muy delicado pero es hermoso. Las crines están disparejas y sueltas, para que las crines se acomoden hay que templarlas y para ello utilizamos el calor. Es por ello que es necesario el mechero de alcohol. Hay que regularlo y probar con la mano a que distancia pasar el arco. Pasarlo en movimientos cortos al principio y observar las crines. Estas se van acomodando. Ir tensando el arco desde el tornillo poco a poco y seguir aplicando calor.

Cuando hayamos tensado el arco veremos el resultado final. Nada más queda dar resina a las crines y probarlo.



RESULTADO FINAL


Pese a ser un arco chino construido en serie nos quedó un encerdado aceptable. La calidad de las crines es muy superior a las de la vara. Pero nuestro interés ha sido el de aprender a encerdar y a practicar. 
Tener este arco, desarmarlo y estudiarlo nos ha servido para evaluar el arte de la arquetería. Nuestro próximo proyecto será hacer nosotros mismos una vara. 
Este arco chino en serie es de los que suelen venir en un violín de estudio con el estuche. Es un arco para iniciarse, ideal para los que comienzan. Pero claro está, nada tiene que ver con un arco de cierta calidad. 
El trabajo de la nuez y la punta es hecho en serie y su calidad nada tiene que ver con nuestro buen arco de fibra de carbono. El tener un buen arco es tan importante como el tener un buen violín ajustado y calibrado por un profesional.

La experiencia ha sido muy bonita, sobre todo nos ha servido para comprender un poquito más sobre el fascinante mundo de la lutheria. 

Si queréis aprender a encerdar vuestro arco os recomendamos probar con un arco de mala calidad, de los hecho en serie en china. De los baratos. Así no arriesgareis la vara de un buen arco, porque una cosa es encerdar de por sí pero otra es darle un mantenimiento al arco en general: comprobar la curvatura de la vara, cambiar el cuero o el entorchado, rectificado, ect... estas son labores propiamente del arquetero. 




No hay comentarios: