Nos dedicamos a la construcción artesanal de la flauta nativa americana. No construimos las flautas en serie.
Pueden ver las flautas nativas que actualmente están en venta haciendo click en:

Nos pueden escribir al correo: mysticaldream@hotmail.es


jueves, 20 de agosto de 2015

El ADN y la Música


Robert Fludd. Monocordio

Hoy en día mucha gente siente que no puede tocar un instrumento musical porque considera que ya es “mayorcita” para aprender o porque no tiene tiempo para dedicarle a dicha actividad o recordando una vieja mala experiencia personal decidió no volver a intentarlo. Muchos, los que más- era nuestro caso- abandonan porque insatisfechos en no haber mejorado la “técnica” con un afán desmesurado de alcanzar una perfección imposible deciden, frustrados, dejar la tarea para los mejores dotados.
Cuando verdaderamente alcanzamos a comprender que la música, como armonía que es nos conecta a un plan de orden para todos los niveles de nuestro ser, viejos traumas o paradigmas establecidos comienzan a disolverse para devolvernos la magia de la música en su sentido puro. Cuando comprendemos que cada sonido de una nota musical tiene su por qué que no es simple azar, todo forma parte de un orden natural y por derecho sagrado, pues sagrada es la Vida en todas sus manifestaciones. Las antiguas culturas esto lo sabían muy bien, por tal razón la música sólo era ejecutada en ceremonias, ritos, o contacto con otras realidades. Hoy en día, huérfanos de esa conexión no recordamos el porqué ni el para qué se interpreta la música y es entonces cuando la música finalmente se establece como mero divertimento o es usada como un arma para desestabilizar al individuo, porque la música es poderosa y llega a lo más recóndito de nuestro ser. Los instrumentos musicales reproducen las leyes de la armonía de lo elevado que arma y dispone todo el orden de lo vivo- esto bien lo sabían los antiguos sabios griegos- hay un orden en toda la Creación que se reproduce en los sonidos armónicos de la escala musical. Si queremos devolverle la salud y el equilibrio a nuestro cuerpo y mente, hoy más que nunca debemos volver a conectar  con un instrumento musical (con el que más a gusto nos sintamos, todos en sí  encierran la misma ley) y sacar de éste su verdadero don, don que se nos revelará siempre y cuando no vayamos con el afán de hacerlo por mero divertimento o lo que es peor aún por ansias de grandeza ególatra.  Siendo conscientes de esto no existirá la frustración personal al tocar un instrumento ya que desde la simple nota ejecutada hasta el arpegio más elaborado despertará en nosotros el recuerdo del verdadero por qué. 
 A continuación ponemos un artículo con un hallazgo revelador:

Artículo extraído de la web GeometríaSagrada
Como sucede a menudo en la investigación, los resultados que se presentan en este artículo se hallaron "accidentalmente" mientras estaba tratando de replicar los resultados de Jean-Claude Perez sobre las poblaciones acumuladas de los codones del ADN [1]. Este investigador ha estado estudiando durante años las poblaciones de codones del genoma humano completo (no sólo el 2% de ADN codificador). Calculando los cocientes de las poblaciones de codones acumuladas de distintas formas, obtuvo el atractor (3-φ)/2 relacionado con la Razón Aurea. Con una metodología similar, he descubierto dos resultados sorprendentes:
1.      Las poblaciones relativas de diversos grupos de ocho codones del ADN humano corresponden a ratios de notas musicales.
2.      Las poblaciones relativas de unos grupos específicos de ocho codones del genoma humano completo corresponden a exacamente la Razón Aurea φ.

Nuestra información genética está codificada en el ADN en forma de textos formados por "palabras" de 3 "letras". Estas palabras se llaman codones. cada letra de un codón proviene de 4 posibles bases nitrogenadas: A (adenina), C (citosina), G (guanina) y T (timina). El sistema de codificación es similar en todos los organismos vivientes y se conoce como Código Genético. Hay 43=64 combinaciones posibles (palabras) de estas 4 bases (grupos de 3 con posibles repeticiones).
Los 64 codones codifican los 22 aminoácidos conocidos, 20 de los cuales se encuentran en los humanos. Por lo tanto, algunos aminoácidos están codificados simultáneamente por diversos codones. Este hecho se conoce como degeneración del código. Los aminoácidos són los constituyentes básicos de las proteinas, los componentes principales de cualquier organismo vivo.

Cuando descendemos a una escala menor, es decir haciendo grupos de ocho codones en lugar de 32, la música entra en juego. En este caso, hemos visto por lo menos tres formas de seleccionar grupos de ocho codones de forma que los cocientes entre sus poblaciones corresponden a notas musicales. La secuencia de notas depende de la forma en que se forman los grupos. La similitud con las notas musicales tiene una precisión promedio del 98.77%. Por lo tanto, ello nos lleva a concluir que el genoma humano entero parece estar organizado según la teoría musical, al menos en la escala de grupos de ocho codones. ¿Es eso posible desde una perpectiva de evolución natural? Cuesta de creer. ¿Sabe Diós tocar música? Podría ser. La gran investigación del compositor escocés Stuart Mitchell y colaboradores ha revelado que el ADN es una partitura musical cósmica operando tripletes a un ritmo de unos 3000 latidos por minuto [4]. El investigador Susumu Ohno [3] ha mostrado que las secuencias de bases codificadoras del ADN pueden traducirse en partituras musicales y viceversa.
Por último, hemos descubierto que cuando los grupos de ocho codones se seleccionan de una forma muy específica, las notas musicales convergen a tan sólo tres valores resonantes: una octava (2), la propia Razón Aurea (φ) y la relación entre ambas (2/φ). Ello muestra claramente que la Razón Aurea no sólo opera a escala global (1/2) como ha mostrado Jean-Claude Perez, sino tambien a escalas muy inferiores (1/8). Las poblaciones de codones en el ADN a diferentes escalas parecen estar gobernadas tanto por la Música como por la Geometría Sagrada. Pitágoras dijo: "Hay geometría en el zumbido de las cuerdas, hay música en la separación de las esferas".

Artículo completo click aquí

No hay comentarios: